PUBLICIDAD CABECERA movil

sábado, 7 de marzo de 2015

Cena para uno

Roger salió de su habitación, atraído por el olor de la cena.
No se había encontrado muy bien esos últimos días. Casi no había comido nada y su estómago se estimuló, ante tan delicado aroma.
La olla estaba encima de la placa, con el fuego ya apagado. Pronto cenarían.
 La puerta que daba al patio trasero estaba abierta y vio a su mujer, Laura, poniéndole agua a Toby.
Sonrió.
Estaba muy guapa, con la luz de la luna bañando su melena.

Se despertó en el sillón, eran las cinco de la madrugada. La cena había sido demasiado copiosa, todavía se sentía hinchado. Origen probable de sus terribles pesadillas.
¿Por qué Laura no lo había despertado?

El dormitorio estaba desierto.
- ¡Laura! - llamó, mientras recorría la casa.

Ninguna respuesta. ¿A dónde habría ido a esas horas?
Miró en la cocina,la olla estaba exactamente igual que la noche anterior, llena a rebosar.
Desde el patio, Toby lo acechaba, gruñendo, mientras retrocedía con el rabo entre las piernas.

 Inconscientemente, se frotó el arañazo del brazo.
"Están pasando cosas muy raras desde que maté a aquel lobo", pensó.


20 comentarios:

  1. Uuuuhhh... me huele a hombre lobo suelto...

    Buen relato. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me da que si, Andrés. Al menos tiene la barriga llena.

      Eliminar
  2. Desconcertante como poco. Te deja con intriga y con ganas de más. Me ha gustado mucho. Un abrazo y mucha suerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, María!
      Un abrazo y feliz domingo.

      Eliminar
  3. Magnífico, María. No esperaba para nada esa duda final, pero me ha dado un escalofrío, quizás por lo que podía significar en medio de una escena tan contidiana y aparentemente normal. Muy bueno, me encantó!!

    Un abrazo y feliz tarde de domingo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Julia! Me alegro, temía que hubiera quedado muy abstacto.
      Un besazo

      Eliminar
  4. Me ha encantado, Maria, como a Julia, me ha dado un escalofrío en la espalda, por la introducción de lo terrorífico y sobrenatural en lo cotidiano.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Clara, la vida diaria puede ser terrorífica ;-)
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Buenísimo micro, un puzzle extraordinario con sabor agridulce, una cena inolvidable...
    ¡Un abrazo María!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, me encanta lo del puzzle, era la idea primigenia, que hubiera que encajar piezas. Una vez terminado pensé, "creo que me he pasado".
      Pero lo estáis armando genial ;-)
      Un abrazo Edgar

      Eliminar
  6. Muy buen micro, me gusta el "ansia"que brota en una escena cotidiana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Paola! Me alegro de que te haya gustado.
      Un abrazo amiga

      Eliminar
  7. Muy inesperado el final. Quizás esté en el bosque! jaja, muy bueno María, un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. O más cerca de lo que imagina ja ja ja.
      Gracias Lía. Un abrazo.

      Eliminar
  8. Saludos María.
    Tienes una mención en esta dirección:
    http://abrazodelibro.blogspot.com.es/2015/03/mencion-parabatai.html

    Recibe un abrazo y a seguir con tu imaginación.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un honor que hayas pensado en mi blog, para formar parte de tus nominados. Me siento privilegiada y por supuesto acepto la nominación encantada y muy agradecida.
      Un abrazo enorme

      Eliminar
  9. Saludos María, muy bueno tu relato, muy intrigante. También me pregunto dónde anduviera Laura?, y no pinta muy bien. Éxitos y bendiciones!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No Mery, no pinta bien.
      Creo que nunca ha estado más unida a su marido jeje. Muchas gracias y un abrazo enorme

      Eliminar
  10. Muy bueno María. Qué susto... Un hombre lobo?? Me ha gustado mucho Besitos guapa

    ResponderEliminar